jueves, 31 de mayo de 2012

Metamorfosis


                                                                                                     Otros lugares de mi me pertenecen…

El eco de mi voz que no me escucha, por ejemplo
cuando dice que no soy yo quien me hablo.

El hueco de mi mano que carga el agua que me bebe
y no para de alimentarse a si misma.

La huella de mi pie en la arena que trata de alejarse inútilmente
de la otra, que sigue su marcha y no la encuentra.

El tiempo que media entre el despertar
y el darme cuanta de que debo despertar.

La parte de atrás de mis rodillas
que solo las manos cobija cuando el frío.

Pero sobre todo, lo que no me pertenece
es ese mirarme en vos cuando tus ojos me dibujan así
con el eco de mi voz en el hueco de la mano
caída en la huella del tiempo que media
entre el despertar y el pie que pisa en la arena
detrás de mi rodilla.

3 comentarios:

tomas danberg dijo...

cuantas razones en una rodilla que ya no dobla con ellas, un abrazo

Rayuela dijo...

y después de la metamorfosis?
qué será de vos
de la voz
de la arena
del eco
de la rodilla?*

Cristina dijo...

Entré a leer algunas de tus publicaciones, preciosas letras!
Con tu permiso me quedo para seguirte, abrazos desde Uruguay!