miércoles, 20 de enero de 2010

I

Hay que lamer el eco
lo que nos queda
todo lo dicho es quimera.

9 comentarios:

SUSURU dijo...

hay-que: hacer un comentario y el nombre de tu blog y la entrada de hoy me recordaron estas letras de Jorge Drexler que te las copio, aunque supongo que las conocés.

Besos y abrazos al otro lado del río.


AL OTRO LADO DEL RÍO


Clavo mi remo en el agua
Llevo tu remo en el mío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

El día le irá pudiendo poco a poco al frío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

Sobre todo creo que no todo está perdido
Tanta lágrima, tanta lágrima y yo, soy un vaso vacío

Oigo una voz que me llama casi un suspiro
Rema, rema, rema-a Rema, rema, rema-a

En esta orilla del mundo lo que no es presa es baldío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

Yo muy serio voy remando muy adentro sonrío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

Sobre todo creo que no todo está perdido
Tanta lágrima, tanta lágrima y yo, soy un vaso vacío

Oigo una voz que me llama casi un suspiro
Rema, rema, rema-a Rema, rema, rema-a

Clavo mi remo en el agua
Llevo tu remo en el mío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

Rayuela dijo...

depende del sabor del eco...
probaré*

Gregorio Omar Vainberg dijo...

SUSURU:
muchas gracias por la canción, muchas veces me sorprendo cantando "remaaaaa remaaaa....
Me gusta.

RAYUELA:
El eco, me parece, que tiene sabor a oxido.
no se si vale la pena.

Liliana dijo...

oxido? no, mejor a chocolate!!!! bueno, depende de lo que se sueñe....de la ilusión?.....fantasía? o alucinación?

ya sabes, yo y mis locuras, verdad?

=))

tomasuncafe dijo...

siempre hay otro eco,
y miles de horas para devorarlo,
ojala puedas resonar,
un abrazo

Gregorio Omar Vainberg dijo...

TOMASUNCAFE:
El eco del eco, es casi como un hueco.
"resonar" puede malinterpretarse
Un abrazo.

Gregorio Omar Vainberg dijo...

LILIANA;
parece que a cada uno el eco le sabe diferente
=}}

Nydia Bonetti dijo...

Gostei disso, Gregório. Então vamos dizer palavras doces, que o eco será doce... :) Abraço.

Inuit dijo...

Son esas reverberaciones que resuenan en nuestro interior carentes de palabras, pero rebosantes de certezas.
Inuits